Diego Poole actuó como «payaso de Juan Pablo II» durante varios años en el marco del UNIV. Cuenta como la alegría es el argumento incontestable, y que un «santo triste, es un triste santo».

 

Categories: